Me llamo Carlos

 

Desde que tengo uso de razón he tenido relación con el arte, desde muy pequeño ya pintaba y me apasionaba las artes visuales.

 

No fue hasta los 24 años cuando descubrí que me encantaba la fotografía, al comprarme mi primer smartphone (iphone 4) y vi las posibilidades que me daba ese pequeño dispositivo, podia capturar y editar las imágenes al instante, compartirlas con el mundo. Poco después de aquello me quedé en paro (la crísis) y decidí aprovechar ese tiempo en formarme a mi mismo, así que me compré dos cámaras, una reflex y una compacta avanzada, ya que sentía que el movil se me quedaba corto en diversas situaciones.

Con el pasar de los años, fui dando muchos bandazos en el terreno de la fotografía, y aprendiendo a la vez,  descubriendo que me encanta la fotografía creativa, con sentido del humor, con  tintes dramáticos, callejera y fotoperiodistica . He sido reconocido en varias ocasiones por la creatividad de mi trabajo, pero lo cierto es que no terminaba de focalizarlo, no sabia bien a donde dirigir todo ese producto, he hecho reportajes de familia, comuniones, ropa interior, embarazos...hasta una mudanza con reforma...si, una mudanza con reforma. (porfavor preguntadme por esa historia porque es muy divertida)

Pero todo eso tenía un inconveniente, no podía hacer lo que yo quería y no me daba para pagar las facturas. Así que comence a buscar trabajo de otras cosas, he sido community manager, repartidor de publicidad, haciendo anuncios publicitarios para pequeñas empresas y camarero, y fue con este último empleo donde vi la luz, curioso, no? Fue en un salón de celebraciones, les pedí a mis jefes si me dejaban tomar fotografías mientras servia, y me dejaron, y era muy divertido, iba con una bandeja en la mano y la cámara en la otra, tomaba fotos de la gente comiendo y después se publicaba, entonces fue cuando lo vi claro, el vestido de novia es blanco!...es broma. Fue cuando vi que queria dedicarme a esto, a la fotografía de boda. 

Este es el terreno donde puedo combinar, creatividad, pasión, composición y estética. Y lo mejor, la cara de los novios al ver el álbum, (los entrego siempre en mano)

 

Ya conoceis un poco de mi historia, ahora me encantaría conocer la vuestra